Despertando al Gigante

Archivo de PDF Gratis

This image has an empty alt attribute; its file name is amazon-car.png

$10.00

This image has an empty alt attribute; its file name is pdf-3.png

Archivo de PDF Gratis

This image has an empty alt attribute; its file name is amazon-car.png

$6.00

No hay duda de que todo cristiano que ama a la iglesia tiene un deseo ardiente de verla crecer. Quiere que las fronteras del reino de Dios se expandan por todo el mundo. Aunque no puedes convertir el mundo por ti mismo, puedes, sin embargo, cambiar las cosas donde estás. 

Mientras estudiaba en la escuela de posgrado en Tennessee obtuve un trabajo de medio tiempo predicando en una pequeña iglesia al sur de Nashville. No tenían mucho dinero, así que todo lo que podían pagar era un predicador que podía venir los domingos y miércoles. La iglesia había estado allí durante muchos años y tenía un hermoso edificio antiguo con un campanario de iglesia. Desafortunadamente, la iglesia se había estancado y no habían tocado esa campana en años. Una de las primeras cosas que sugerí que hiciéramos fue desempolvar esa vieja campana y hacer saber a la gente que teníamos culto todos los domingos. Nunca olvidaré la primera vez que tocamos esa campana de la iglesia. Inmediatamente el vecindario supo que algo era diferente en esa pequeña iglesia. Uno de mis primeros domingos visité a dos ancianas que siempre llegaban temprano para reclamar su codiciado lugar en la última fila. Les dije: “Saben que esta iglesia tiene potencial para crecer si todos trabajamos juntos”. Una de las señoras respondió, “He estado yendo a la iglesia aquí toda mi vida. Esta iglesia siempre ha tenido 60 personas y siempre las tendrá.” Simplemente sonreí y dije: “Bueno, nunca se sabe lo que Dios puede hacer si se lo permitimos”. Dos años más tarde, esa pequeña iglesia que “siempre tendrá 60 personas”, ¡tenía un promedio de 120 asistentes y se estaba levantando! El tiempo había pasado rápidamente y ahora estaba listo para graduarme y regresar a mi estado natal de Texas. En los últimos 30 días que estuve allí promediamos una conversión cada tres días. Dios estaba trabajando de una manera GRANDE y apenas estaba empezando. Rápidamente superaron el viejo edificio y compraron más tierra y construyeron un nuevo y hermoso auditorio. Tuve el privilegio de volver allí para hablar en una conferencia y vi que la pequeña iglesia que “siempre tendrá 60 personas” ahora tenía cerca de 300 asistentes. Es asombroso lo que Dios puede hacer si dejamos que trabaje a través de nosotros. 

La Biblia dice que somos responsables de plantar y regar la semilla mientras Dios provee el aumento (I Corintios 3:6). He asistido a varios seminarios de crecimiento de la iglesia y he leído muchos libros sobre el tema y realmente eso es lo que todo se reduce a. Si plantamos la semilla de la palabra de Dios en el corazón de los hombres y mujeres y la regamos, Dios dará el crecimiento.

Este libro no trata de las grandes iglesias contra las pequeñas iglesias. Mientras que el mundo puede juzgar el éxito por los números, Dios no lo hace. La verdad es que hay muchas congregaciones pequeñas pero prósperas en ciudades que pueden tener una población de no más de 1500 personas. Esas iglesias no es probable que lleguen a ser 500, pero son luces brillantes y resplandecientes para el Señor. Están en el centro de la voluntad de Dios, marcando la diferencia en la vida de las personas. Puede que no estén recibiendo una avalancha de nuevos residentes en sus comunidades. Puede que no estén recibiendo decenas de nuevos visitantes a sus servicios. Pero para estas congregaciones, no se trata de la asistencia. Se trata de hacer un buen uso de lo que tienen. Se trata de conquistar su montaña, tomar su comunidad, no importa cuán pequeña sea, por Cristo. 

Este libro trata de ayudar a las iglesias estancadas o en dificultades; de revitalizarlas y restaurarlas al alegre espíritu de una familia de Dios activa y creciente a través de la plantación y el riego. El problema que muchas iglesias en lucha enfrentan es que están haciendo casi todo menos plantar y regar. Hay mucha actividad pero muy poco énfasis espiritual. 

Hay una serie de principios básicos de crecimiento de la iglesia que son casi universalmente aplicables, pero la metodología debe ser contextualizada. Un método que funciona en una iglesia rural de Texas puede no ser tan afectivo en una iglesia suburbana de Atlanta. Estoy compartiendo con ustedes algunos principios y métodos de plantación y riego que han demostrado ser más productivos para las iglesias donde he trabajado. Ciertamente no hay garantía de que los mismos métodos produzcan los mismos resultados donde están. Deben considerar a las personas con las que trabajan mientras desarrollan métodos para plantar y regar. 

Verán que el punto central de este libro es que el crecimiento duradero de la iglesia sólo vendrá cuando los miembros sean movidos a la evangelización a través de una sincera convicción de Cristo como su Señor. El crecimiento de la iglesia no es simplemente armar un buen plan de trabajo, desarrollar una mejor administración e implementar grandes métodos. Todas esas cosas ayudarán. Sin embargo, si no hay una dedicación genuina al discipulado, el crecimiento de la iglesia será temporal y durará sólo mientras los eventos que motivaron el crecimiento. El crecimiento duradero de la iglesia es un proceso más que una mera compilación de eventos. Ese proceso debe ser diseñado para el desarrollo del verdadero discipulado. De eso se trata este libro. Ruego que considere cuidadosamente los siguientes principios e ideas de crecimiento de la iglesia y concluya que si usted hace su parte en vivir para Él y compartir su evangelio, Dios hará su parte en dar el aumento. 

Atten: La Palabra Publisher

Libro

  • ASIN : B08TYJYCDB
  • Pasta Suave: 308  páginas
  • Idioma: Español
  • ISBN-13 : 979-8583186976
  • Dimensiones: 6 x 0.7 x 9 pulgadas
  • Peso: 1.17 Libra

Libro de Trabajo

Atten: La Palabra Publisher

  • ASIN : B08YD33X59
  • Pasta Suave: 180  páginas
  • Idioma: Español
  • ISBN-13 : 979-8717372084
  • Dimensiones: 5.5 x 0.41 x 8.5 pulgadas
  • Peso: 7.5 onzas

Si tienes alguna duda de como hacerlo dentro o fuera de USA por favor contáctanos y haremos tu pedido a través del correo: lapalabrapublisher@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: