En Defensa de la Inspiración Bíblica

This image has an empty alt attribute; its file name is pdf.png

ARCHIVO PDF GRATIS

This image has an empty alt attribute; its file name is amazon-car.png

$8.00

El conocimiento y la verdad son bienes preciosos. Como un cuerpo de información factual y principios legítimos, el conocimiento es indispensable en las relaciones humanas. La verdad, como conocimiento justificadamente creído, representa una realidad fundamental que trasciende tanto lo provincial como lo temporal. La mayoría de las personas están deseosas de obtener los conocimientos necesarios que puedan utilizar en su vida cotidiana. Y, sin duda, la mayoría de las personas prefieren no ser engañadas, sino que prefieren ser tratadas con honestidad y veracidad. Uno de los Diez Mandamientos, de hecho, se basó en ese concepto: “No darás falso testimonio contra tu prójimo” (Éxodo 20:16).

La verdad siempre ha sido la base de los códigos morales, legales y éticos de las naciones. Y, un respeto permanente por esta verdad ha sustentado la legitimidad de esos códigos. “Compra la verdad y no la vendas“, dijo el escritor de Proverbios (23:23). El que posee el conocimiento correcto tiene dentro de sí el potencial de discernir, y luego actuar sobre la verdad. El conocimiento libera de los grilletes de la ignorancia; la verdad libera de los grilletes del error. De hecho, el conocimiento y la verdad son bienes preciosos.

Aunque casi cualquier persona a la que se le pregunte admitirá, en teoría, que el conocimiento y la verdad son atributos indispensables de una existencia sensata y cotidiana, en la práctica muchas personas viven esa existencia cotidiana como si el conocimiento y la verdad en última instancia no importaran. Gran parte de la humanidad vive según un sistema de comportamiento personal abstracto, confuso y en gran parte inconsistente. Esto es un poco extraño, por decir lo menor. En la mayoría de los asuntos, un hombre probablemente insistirá en una completa objetividad. Por ejemplo, con respecto a sus hábitos alimenticios podría decir, “No comeré esta comida; contiene toxinas bacterianas que me matarán“. En cuanto a los asuntos de derecho civil, podría sugerir, “Esa acción es ilegal; viola mis derechos”.

Sin embargo, cuando se trata de la religión en general, y el cristianismo en particular, la subjetividad domina hoy en día. La gente puede estar muy segura de sus creencias en el reino físico, pero tan confusos en sus creencias en el reino espiritual. Por ejemplo, en ocasiones cuando a una persona que cree en Dios se le pregunta si Dios, de hecho, existe, puede opinar: “Creo que existe“, o “Espero que exista“, o “Quizá exista“. Pero rara vez se le oye decir con valentía: “Sé que existe“. O, si a un cristiano se le hace la pregunta, “¿Sabes que eres salvo?“, la respuesta puede ser algo como esto: “Creo que lo soy“, o “Espero que lo sea“, o “Quizá lo sea“. Pero muy raramente oyes a alguien afirmar con confianza: “Sí, sé que soy salvo“. 

Esta es, en efecto, una triste situación. Hemos progresado hasta el punto de que, en asuntos tan mundanos como la elección de alimentos o las disputas legales, la objetividad es un requisito absoluto. Mientras tanto, en el área más importante que son los asuntos espirituales, no sólo esperamos, sino que en muchos casos insistimos en una subjetividad que no toleraríamos en ninguna otra esfera de nuestras vidas. Es como si el postmodernismo pluralista que ha afectado a la sociedad secular (el concepto “Estoy bien, estás bien”/”¿Quién soy yo para juzgar?“) finalmente también se ha abierto camino en la comunidad espiritual. Aparentemente, algunos de nosotros una vez conocieron, pero hace tiempo que han olvidado o nunca entendieron, en primer lugar, el concepto apropiado de la verdad. De manera similar, hemos olvidado o ya no nos importa, el daño que un concepto inadecuado de la verdad puede causar.

Pero ha llegado el momento de que los cristianos sean valientes una vez más, con la misma alta estima por la verdad que Jesús expresó cuando declaró: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:32). El cristianismo no es una religión del tipo “yo-espero-tanto-que-pienso-en-el-cielo-por-encima” basada en algún concepto esotérico de un cuento de hadas. El cristianismo, está arraigado y basado en la existencia demostrable del único Dios verdadero, y la naturaleza verificable de los hechos históricos que rodean la vida, muerte y resurrección de su Hijo. Cuando el apóstol Juan escribió para consolar y tranquilizar a los cristianos del primer siglo que se encontraban en medio de numerosas pruebas y persecuciones, dijo: “Estas cosas os he escrito para que sepáis que tenéis vida eterna, los que creéis en el nombre del Hijo de Dios” (1 Juan 5:13, Emp. añadido). Así, según Jesús y Juan, una persona no sólo dice que puede saber algo, sino que está seguro que lo sabe.

Hay ciertas implicaciones innegables y de importancia crítica detrás de este tipo de declaración firme y confiada. Consideremos lo siguiente. Si una persona no sabe (con certeza) que Dios existe, entonces no puede saber (con certeza) que la Biblia es su Palabra inspirada. Si una persona no sabe que la Biblia es la Palabra inspirada de Dios, entonces no puede saber que Jesús es el Hijo de Dios, ya que la Biblia proporciona la base probatoria para tal afirmación. Si una persona no sabe que Cristo es el Hijo de Dios, entonces no puede saber que está salvado. Sin embargo, Juan declaró específicamente: “Estas cosas os he escrito, para que sepáis que tenéis vida eterna”.

El simple hecho es que los cristianos no son agnósticos. El agnóstico sugiere, “No puedo saber si Dios existe“. Los cristianos, por otro lado, saben que Dios existe (cf. Salmo 46:10). Considere la alternativa. ¿Los cristianos sirven a un Dios que “puede” existir o “que no puede” existir? ¿Creen los cristianos y piden a otros que crean, el testimonio de una Biblia que “puede” o “no puede” ser inspirada? ¿Confían, obedecen y ponen su fe en un Cristo que “puede” o “no puede” ser el Hijo de Dios? ¡Difícilmente!

Incluso el lector casual discernirá la estrecha relación entre estas cuestiones vitales. El conocimiento de la existencia de Dios es fundamental, por lo que se han reunido pruebas para ello (Thompson, 2000, págs. 123-181). El conocimiento de la filiación de Cristo es fundamental, por lo que se han documentado los hechos que la acompañan (Thompson, 1999, págs. 19-32). El conocimiento de la salvación es esencial, por lo que se ha reunido el testimonio de las Escrituras que lo atestigua (Thompson, 1998a; 1998b). Pero no menos importante es la evidencia que establece la inspiración de la Palabra de Dios, tema al que ahora dirigimos la atención.

Atten: La Palabra Publisher

  • ASIN : B08Z4GCR8X
  • Pasta Suave: 168  páginas
  • Idioma: Español
  • ISBN-13 : 979-8722047786
  • Dimensiones: 5.5 x 0.38 x 8.5 pulgadas
  • Peso: 7 onzas

Si tienes alguna duda de como hacerlo dentro o fuera de USA por favor contáctanos y haremos tu pedido a través del correo: lapalabrapublisher@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: